BEL Producciones, Filmación, TV LED, Pantallas Gigantes y Corresponsalías | Sitios Web y Redes Sociales | Blog de Turismo y Consultoria en Gestión Turística | Promoción Turística | Publicidad Móvil | Destino Gualeguaychú
BEL PRODUCCIONES - PUBLICIDAD MÓVIL GUALEGUAYCHÚ

Turismo

Hoy cierra en Cáceres la serie de actividades abiertas que, desde junio de 2013, han trasladado al sector hostelero extremeño las ventajas, beneficios y posibilidades que la tecnología y la innovación tienen para sus negocios. Estos eventos itinerantes fueron organizados por el Centro de Excelencia de Gestión (CdE) de la EOI, la Consejería de Empleo, Empresa e Innovación del Gobierno de Extremadura, en colaboración con el Clúster de Turismo de Extremadura, Optitur y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH).

Con los talleres “Nuevos Ecosistemas de Innovación. Alianzas entre empresas turísticas con otras sub-industrias” y “Encuentro con turoperadores y mayoristas extremeños”, que tienen lugar hoy en el Edificio Embarcadero de Cáceres, concluyen estas jornadas, que visitaron, desde junio de este año, las principales ciudades extremeñas,

Cerca de 220 empresarios, pymes y profesionales del sector hostelero extremeño asistieron a las tres jornadas y siete talleres que formaban parte de estas actividades abiertas, en las que pudieron analizar nuevas formas de trabajo, métodos y conocimientos que les ayudarán a crear nuevos productos y servicios, para conocer dónde está su cliente, a través de qué canales diferentes canales, cómo posicionar la web, cómo gestionar, vigilar y controlar las redes sociales, y cómo establecer sinergias a través de estrategias de co-working, con ejemplos prácticos contrastados.

Para María Blázquez, responsable de Innovación del Clúster de Turismo de Extremadura, los resultados de estas jornadas han sido “muy positivos, porque los participantes las han interpretado como una oportunidad de formación, como un punto de encuentro para el networking, y como una plataforma para acceder a experiencias de otras empresas que les ayudan a gestionar sus negocios”. Aspectos claves para las empresas hosteleras de nuestro tiempo como el posicionamiento web, el marketing online, las opciones de financiación, y las alianzas entre empresas turísticas han sido los temas que mayor interés han generado en los participantes.

Precisamente, para profundizar en algunos de estos asuntos, se llevaron a cabo entrenamientos personalizados, a los que se apuntaron 30 empresas extremeñas, y que además de proporcionarles nuevos conocimientos prácticos para sus negocios, permitió a la organización comprender las prioridades y las necesidades reales del sector. Por ejemplo, la web corporativa sigue siendo una cuenta pendiente; además, las empresas hosteleras extremeñas “han demandado herramientas para la gestión integral de las reservas, sobre todo para la creación de paquetes y experiencias”, explica Rafael Pintado, gerente de Optitur, quien también apuntó a las redes sociales como prioridad estratégica, especialmente la promoción de productos turísticos.

Los empresarios hosteleros de Extremadura se involucraron de forma entusiasta en los entrenamientos individualizados, de hecho “el nivel de participación y disposición ha sido elevado”, indica el gerente de Optitur. “El aspecto fundamental en la gestión de negocios ha sido sin duda las relaciones de colaboración entre los distintos participantes, -apunta Rafael Pintado, y esto les ha permitido crear sinergias que favorecen la oferta, completándola, haciéndola más competitiva y adaptándola a las demandas actuales.

Pintado espera que el camino avanzado en estas actividades abiertas siga dando sus frutos en el medio y largo plazo: “El futuro pasa por abordar las relaciones de colaboración establecidas y mantener el interés por trabajar en conjunto”.

Imagen Hombre de negocios vía Shutterstock

Fuente: ITH


La compañía de marketing online Buuteeq ha publicado un libro de buenas prácticas en marketing inline hotelero, que muestra las estrategias online recomendadas para que un hotel aumente sus reservas directas a través de su sitio web, y así reduzca los gastos de comisiones pagadas a intermediarios. Se trata de una serie de consejos básicos sobre cómo la optimización para Google (SEO), organización del menú principal y la posición del botón de reservas pueden ayudar al hotel a mantener al visitante en el sitio y ampliar las posibilidades de que realice una reserva.

1 – Piense en Google. De acuerdo con Google, cerca del 80% de los turistas utilizan internet para organizar sus viajes. Esto, por supuesto, incluye búsquedas relacionadas con el rubro del hospedaje. Siendo así, antes de tener una página llamativa y fácil de navegar para atraer a los turistas, es necesario garantizar que esos posibles huéspedes encuentren su hotel cuando realicen búsquedas online. Las estrategias para mejorar la posición del hotel en buscadores de internet son nombradas de SEO (Search Engine Optimization).

2 – Piense en el cliente: Las acciones de SEO pueden llevar a más potenciales huéspedes al sitio de su hotel. Ahora que llegaron a su página, es hora de poner en práctica las estrategias para mantener la atención de este visitante. La clave de eso está basicamente en tres ítems: fotos, navegación de la web y contenido.

El primer paso para llamar la atención del visitante es entregar fotos de buen tamaño y calidad en el homepage. Esto ya disminuirá la llamada tasa de rebote, que es la cantidad de personas que entran en el sitio y salen en pocos segundos sin ninguna interacción. El menú debe ser claro y entregar la información más importante.

Un estudio realizado por Buuteeq reveló que las páginas más buscadas en un sitio web de hotel son habitaciones, fotos y ubicación. Estas páginas, claro, deben encontrarse en el menú principal. En caso de que su hotel tenga algún diferencial importante, como por ejemplo un restaurante renombrado, o una sala de conferencias, incluya un botón sobre eso en el menú de navegación.

El sitio de hotel debe entregar al posible huésped toda la información que pueda buscar. Cuando la persona no encuentra en la página algún dato sobre la propiedad o región, va a buscar en otros sitios la información que le falta. Y si la visita sale de la página de su hotel, nada asegura que volverá. Dentro del contenido, hay dos secciones del sitio que merecen atención especial: la de ubicación y de la habitaciones.

3 – Mundo móvil. Un 25% de los ingresos a sitios web de hoteles en América Latina son realizados a través de aparatos móviles. En Estados Unidos, una de cada tres personas que visitan la página de un hotel lo hace desde smartphones o tablets. Además, se estima que en los próximos años los móviles serán la principal fuente que usarán los turistas para encontrar hospedajes, más que los computadores convencionales.

Estos números nos llevan a una conclusión obvia: Los hoteles necesitan tener sitios con diseño responsive (que se adaptan a cualquier tamaño de pantalla), además de páginas desarrolladas exclusivamente para smartphones.

¿Qué sucede si ignoramos esta opción? De acuerdo con Google, cuando los clientes ingresan en un sitio web a través de su smartphone y la página no está optimizada, un 61% no vuelve a ingresar; un 40% busca a la competencia y un 19% dice que la imagen de la marca queda dañada. Eso pasa principalmente porque las informaciones se ven pequeñas, los botones son de difícil acceso y el sitio tarda en cargar, problemas resueltos con la optimización para smartphones.

4 – Objetivo final: la reserva. Con las estrategias presentadas previamente, posiblemente ya haya logrado atraer al turista hasta el sitio web de su hotel y mantenerlo en la página. Ahora el objetivo final: asegurar que se realice la reserva.

El primer paso es tener un motor de reservas online práctico, claro y simple de usar. No obligue a su huésped a llamar o escribir al hotel para lograr concretar la reserva. Cuantas más barreras, mayor la probabilidad de que el turista desista de la compra.

También es esencial que el botón de reservas se ubique en el mismo lugar a lo largo de todas las páginas del sitio. Es imposible saber en qué momento el posible huésped tomará la decisión de compra. Cuando eso pasa, el botón de reservas debe estar presente y destacado.

Fuente: http://www.tecnohotelnews.com/2013/11/4-consejos-basicos-para-aumentar-las-ventas-directas/


Algunas Diferencias entre el TURISMO y la INDUSTRIA – Por: Antonio Torrejón

El sector turístico, con complejo de timidez a causa de su juventud en el abanico de las alternativas de desarrollo económico de los pueblos, ha tratado de hallar un espacio más expectante a través de parecerse a la instalada y más antigua actividad industrial, autodenominándose: “Industria Turística”. No pocos autores incurren en ésta distorsión conceptual: pretendiendo jerarquizar al turismo, de hecho, sólo consiguen transferirle y agobiarlo con el lastre de las múltiples rémoras del proceso de industrialización.

La industria pertenece al sector secundario y el turismo, claramente al terciario, o sea proveedor de servicios, de la economía. Nada puede cambiar esto, aunque tengan sus parecidos. Se parecen, por ejemplo, en que ambos generan puestos de trabajo y distribuyen riqueza, pero aún en este aspecto, podría afirmarse que se diferencian más de lo que se asemejan.

El concepto de industria no puede disociarse de sus instalaciones, lo que limita sensiblemente su capacidad distributiva. El turismo, en cambio, es más “ágil”, viajero, itinerante y lleva consigo el carácter distributivo.
Casi el 40% de los clientes de los servicios turísticos, visitantes de destinos, eligen esos lugares y esos servicios, por recomendación de personas confiables; de allí, lo gravitante que es la calidad del servicio, que se refleja en la satisfacción del usuario.

Conseguir el nivel de calidad que exige el cliente para repetir una compra, es más difícil en el sector Turístico que en el Industrial. En turismo, el producto prácticamente “se amasa a la vista”. El industrial, en cambio, sale de la “matriz” que se usa una y mil veces. Esto obliga también a diferenciar esencias y roles, por muchas razones, que son importantes para la percepción y la comprensión de las diferencias:

1. La industria, transforma materias primas, el turismo, no.
2. El producto turístico no es tangible en sí, el industrial no puede no serlo.
3. El producto turístico está en la imaginación del cliente, el industrial, no.
4. El producto turístico depende de las “multi-atenciones”, el industrial, no.
5. El producto turístico depende del personal en contacto, el industrial, no.
6. El producto turístico depende del entorno, el industrial, no.
7. El producto turístico es afectado por el tiempo meteorológico, el industrial, no.
8. El producto turístico no tiene Post-venta, el industrial, sí.
9. El producto turístico no se puede almacenar (no tiene stocks) el industrial, sí.
10. Para consumir un producto turístico se traslada el consumidor, para uno industrial, se fleta el producto.
11. Del producto turístico no se puede pre-controlar la calidad, del industrial, sí.
12. El producto turístico, en cuanto depende de sus atractivos, es estacional, el industrial, no.
13. La calidad del producto turístico es afectada por la inseguridad ciudadana, la del industrial, no.
14. El producto turístico depende de los Atractivos Naturales, el industrial, no.
15. El producto turístico depende del Medio Ambiente, el industrial, no.
16. El producto turístico no se puede exportar para su consumo, el industrial, sí.
17. El producto turístico depende de la variedad y calidad del ocio, el industrial, no.
18. El producto turístico depende de la amplitud de horarios, el industrial. No.
19. El producto turístico se fabrica y sirve simultáneamente, el industrial. No.
20. El producto turístico sólo puede consumirse en un determinado destino, el industrial, en cualquier lugar.
21. En el producto turístico son fundamentales los componentes culturales, al industrial, le son prácticamente ajenos.

Estas razones hacen de la Calidad del Servicio Turístico, una asignatura en la que resulta difícil sacarse un “felicitado”.
Se requiere una mentalidad más acendrada de «Calidad Total” de parte de sus empresarios, directivos y mandos en general, mayor, sin duda, que la que se exige a los mismos estamentos en la producción industrial, ya que aquí no se ensamblan “partes” provistas por fabricantes, sino servicios prestados en el acto, que no pueden tener un “Control de Calidad” previo.

En un sector en el que es tan alto el nivel de exigencia y necesidad de la calidad para ser y permanecer competitivo, la formación, en todos sus niveles, debería satisfacer ese alto nivel de exigencia. Paradójicamente, la relación está muy alejada de la realidad.
Por lo general se acepta como algo totalmente normal la mayor proclividad de las personas a hacer comentarios sobre la calidad de sus experiencias turísticas que sobre la perfección, utilidad o lo que fuere, de un artefacto industrial. Pero, además, idéntico comentario de rechazo o aprecio sobre la calidad de un producto de uno y otro sector, no tiene el mismo efecto en quien recibe el mensaje, ni se transmite de forma igual. La frustración del turista ante una prestación deficiente, no es igual a la que siente una persona ante el mal funcionamiento de un recién adquirido artefacto industrial.

Primero, porque las prestaciones turísticas son siempre más personalizadas. Son experiencias, vivencias, del sujeto, que directamente fluyen de su interioridad. La relación con el producto industrial, en cambio, es externa, anónima y mediatizada por el proceso de comercialización.
Segundo, porque el producto industrial tiene reparación o recambio, en última instancia.

El producto turístico no. Por eso la emisión del mensaje y su efecto no son iguales cuando se expresa una misma insatisfacción como cliente frente a un producto industrial que cuando se lo hace frente a un producto turístico. Todo esto hace que la insatisfacción del cliente turístico sea siempre más profunda, más decepcionante y más duradera.

El turismo no es industria, pero eso sí: ante ventajas sociales equivalentes de ambos sectores, el sector turístico debe seguir reclamando a las autoridades paridad: en el tratamiento, en las reglas de juego, en el acceso al crédito, etc.

Esta paridad seguirá siendo un desafío para el futuro del sector turístico.

“La unión hace la fuerza”. También en este caso fortalecer la asociación dotará de mayor eficacia a la gestión.

Antonio Torrejón – http://www.cienaniosdeturismo.gov.ar/uploads/file/074boletin100anios.pdf


La temporada de cruceros 2013/2014 en Buenos Aires se inicia mañana, 17 de octubre, con el arribo del buque Expedition que tiene como destino la Antártida.

“Se extenderá hasta el 21 de abril próximo”
“La terminal de Cruceros Quinquela Martín, la más grande de Sudamérica, espera el arribo de 160 arribos para esta temporada”, dijeron en la Administración General de Puertos–Puerto Buenos Aires, donde acotaron que el organismo “ha iniciado los trabajos preparatorios para el desarrollo de una exitosa temporada de cruceros y espera recibir más de 490.000 turistas de muy diversas nacionalidades”.

La temporada de cruceros 2013/2014 se extenderá hasta el 21 de abril del 2014 con el arribo de los cruceros MSC Poesía y Splendor of the Seas.

“Estos resultados –dijo la Administración- son el fiel reflejo de las políticas de inversión y desarrollo de las autoridades portuarias en relación a la industria crucerística y el trabajo mancomunado entre las terminales portuarias, agencias marítimas, Aduana y Prefectura Naval Argentina que hacen posible el constante mejoramiento en la calidad del servicio del Puerto Buenos Aires”.

Fuente: http://www.turisticaonline.com/


A efectos de marketing online, no cabe duda de que los hoteles se plantean como necesaria su presencia en redes sociales. Al fin y al cabo, es donde el cliente está. Sin embargo, permanencen las dudas sobre el verdadero ROI de las redes sociales. ¿En verdaderamente rentable invertir dinero y recursos en crear y mantener perfiles en las principales redes? Un reciente estudio, realizado por Tata Consultancy Services, demuestra que hay casos para todos los gustos: éxito, fracaso y, en general, la sensación de que requieren demasiados recursos.

Dicho estudio, denominado Marketing Digital Feedback, ha analizado marcas con un nivel de ingresos bastante elevado y gran capacidad de poner en marcha acciones de marketing. Curiosamente, el 44% de las empresas encuestadas reconocía no haber intentado medir el retorno de la inversión en redes sociales. Esto demuestra que el marketing en social media permanece en una fase experimental en la que aún no es sencillo (para algunas empresas ni siquiera necesario) medir sus resultados.

Sin embargo, y en lo que afecta directamente al sector turístico, el estudio destaca que es precisamente el sector viajes el que más beneficio obtiene de sus acciones en redes sociales, donde los usuarios intercambian fotos y experiencias de sus vacaciones.

Otro de los aspectos que tiene en cuenta el estudio es la diferenciación entre las compañías donde se implica al conjunto de los empleados en el trabajo en redes sociales o donde esta tarea es llevada por una persona o departamento en concreto. En este aspecto, el informe destaca al sector turístico como uno de los más evolucionados, ya que el 41% de las empresas tienen 4 o más funciones de su empresa funcionando en redes sociales. En cualquier caso, las empresas consultadas en este estudio dedican cuatro veces más recursos y dinero al análisis de Big Data que al marketing en redes sociales.

Fuente: Tnooz